Bleisure: El arte de combinar trabajo con placer

Por: Andrea Mendoza Galindo.

La situación era común: los viajeros de negocios llegaban a su destino, hacían las labores que su empresa les había encargado e inmediatamente después regresaban a casa. El resultado eran trabajadores cansados, pero todo eso podría cambiar con el surgimiento de una nueva tendencia.

Hace más de dos años surgió el concepto bleisure, que es la fusión de las palabras en inglés business (negocios) y leisure (ocio), pero a pesar de que el término tiene relativamente poco, desde hace mucho tiempo los viajeros empresariales tendían a tomar más noches de hotel para disfrutar sus destinos lejos de los tratos y negociaciones.

El turismo de negocios tiene sus orígenes casi al mismo tiempo que el comercio internacional, fue precisamente por la necesidad de intercambiar productos y establecer relaciones comerciales que las personas empezaron a desplazarse por algunos días de sus lugares de origen a otros destinos. Y este tipo de traslados creció tanto como las industrias, tan sólo en 2014, la Organización Mundial del Turismo (OMT) reportó que los viajes con motivos laborales representaban el 30% del turismo a nivel mundial, por lo tanto, también constituyen uno de los principales incentivos de desarrollo de los destinos.

Ahora, existen  muchas razones por las que los viajeros de negocios empezaron a pasar más días en los lugares: una era que no tenían tiempo de conocer debido a sus ocupaciones laborales; otra, probablemente la más importante, es que los viajeros menores de 35 años nunca habían estado en las ciudades que visitaban y quedarse un poco más implicaba gastar menos dinero. En casi todos los casos, la empresa se hace cargo de los gastos de transportación, de comidas y, en algunas ocasiones, proporciona viáticos, así que el empleado únicamente tiene que pagar por las noches extra y el costo de los lugares a los que quiera ir.

Incluso aunque la tecnología ha cambiado la forma de interactuar con clientes y socios, contrario a lo que se podría pensar, los viajes de trabajo no están disminuyendo, de hecho, la industria turística tuvo que adaptar sus instalaciones y condiciones para alojar a los viajeros de este tipo. Se incluyeron en varios hoteles zonas exclusivas para laborar, más allá de salas de convenciones o centros de conferencias, esos espacios cuentan con internet de banda ancha, áreas para reuniones pequeñas, computadoras, pequeñas bibliotecas y más. La peculiaridad real es que son espacios alejados de las albercas o lugares de recreación del hotel, precisamente para que, a pesar de estar en el mismo complejo, se puedan combinar las obligaciones laborales y el ocio sin que uno lidere sobre el otro.

La industria a futuro

En el informe de la OMT “El turismo hacia 2030”, uno de los temas principales es la aparición de nuevos mercados en la industria de reuniones, no sólo existe una preocupación por lograr regularla, sino para hacer que se adapte con estrategias nuevas.

El impacto de los millennials

Esta generación cambió los parámetros de la hospitalidad, de acuerdo al Informe Global sobre la Industria de Reuniones ellos propiciaron tres cosas:

*Antes: el precio más bajo / Ahora: valor total

*Antes: buscaban más cosas / Ahora: buscan experiencias con sentido

*Antes: destinatario pasivo de comunicaciones de marcas / Ahora: co - creadores activos de contenidos, productos y experiencias

EL PRINCIPIO BÁSICO DEL BLEISURE

Viajar por obligación y tomarse unos días para conocer el destino, en pocas palabras de eso se trata el concepto. Pero, como muchas tendencias, el bleisure florece más en los países de primer mundo, donde la gente tiene más días de vacaciones. Lo cierto es que según estadísticas del Estudio Global de Hospitalidad de BridgeStreet, los números bajan significativamente en naciones como la nuestra y otros países en los que los días de asueto son escasos. Aunque es importante recalcar que, generalmente, es más probable que los viajes de trabajo se conviertan en viajes de placer cuando se atraviesa entre ellos un fin de semana, ya sea antes o después.

El reporte también arrojó que la mitad de los viajeros van solos y la otra mitad viaja en compañía de algún familiar o pareja, de eso también depende el itinerario que se planee. En caso de los que viajan solos, la prioridad es ir a lugares en los que puedan conocer gente, para los que van con su familia o pareja, la prioridad es frecuentar parques de diversiones o museos. Sin embargo, en ambos casos las compras son una de las principales actividades, básicamente, los viajeros bleisure pasaron de comprar en los establecimientos duty free del aeropuerto a comprar en los centros comerciales de las ciudades.

Hay un factor clave en la organización de las agendas: las apps y páginas de reseñas. Es cierto que el punto de tomar más días es conocer lugares de interés, pero aún así, el tiempo para recorrer el destino es limitado, por lo que casi todos los bleisuristas coinciden en que es vital saber específicamente a dónde ir, y para ésta labor las aplicaciones como Yelp, TripAdvisor son herramientas ideales, además son de gran ayuda para evitar ir a lugares concurridos por familias en caso de viajar solo y viceversa. Es aquí donde también juega un papel importante la ubicación de los hoteles, mientras más cerca estén de sitios turísticos más atractivos resultan para las empresas y trabajadores.

Los favoritos

Según el estudio de BridgeStreet, las tres actividades principales del bleisure son: los recorridos turísticos locales, visitas a restaurantes y experiencias culturales.

BALANCE IDEAL

El estrés laboral es un tema de prioridad, se ha convertido en una de las razones principales de enfermedades y disminución de productividad en las empresas. En este punto se reafirman los beneficios de lograr trabajar y descansar al mismo tiempo, a los empleados les brinda la oportunidad de conocer y balancear labores con su vida personal, mientras que los empleadores (sin gastar más) permiten que la tarea asignada sea más gratificante. El resultado es mayor rendimiento y más gente feliz.

En cuanto al sector hospitalario, el crecimiento de las cadenas que se han preocupado por adecuarse a las necesidades de los bleisuristas es considerablemente más alto que el de los hoteles que se han mantenido al margen. Al momento de elegir sitios a dónde ir, las referencias más cercanas después de las apps y reseñas son los trabajadores de los lugares de alojamiento. En este sentido, los viajeros prefieren hoteles que puedan agregar opciones turísticas a su itinerario, pues reciben de primera mano información acerca de restaurantes, museos, parques y demás.

Los viajes de trabajo/ocio pueden beneficiar a todos los involucrados: a los viajeros les permite conjuntar dos partes de su vida, a las empresas les genera incremento en la productividad y a la industria hotelera le aumenta las noches que los huéspedes utilizan sus servicios. Pero hay un tema que no deja de llamar la atención, de acuerdo a la consultora de viajes Carlson Wagonlit Travel, en cinco años el bleisure se ha mantenido igual, de ahí que exista una preocupación general por encauzar la tendencia hacia fines más claros que involucren alianzas entre la industria, los destinos, las empresas y los empleados, y, por lo tanto, tenga beneficios para todos los involucrados.

Viajeros contentos

El 78% de los encuestados en The Bleisure Report reconoció que agregar días a sus viajes de negocios sumaba valor personal a sus asignaciones laborales.

La importancia de la distancia

De acuerdo a los 29 millones de viajes de negocios realizados el año pasado, cuanto más largo es el viaje en distancia y tiempo, más probabilidad hay para tomar un tiempo de ocio.