Flor de cempasúchil, tradición en la Huasteca Potosina

Por Fer y Cris. (Tw: @Los_Vagamundos/FB: Los_VagamundosMX)

www.losvagamundos.tk

Durante esta temporada, en la comunidad de Agua Puerca, localizada en la sierra de San Luis Potosí a media hora de Xilitla, los campos se tiñen de color naranja por las flores de cempasúchil entre octubre y noviembre, estas fechas representan una oportunidad más de dinero extra en los bolsillos de los habitantes.

A las 7 de la mañana nos preparamos para ir a la milpa, pues era el día de recoger todas las flores que se habían cosechado, así que nos pusimos una playera de manga larga, unos buenos tenis para caminar cómodamente y sombrero para que el sol no nos dañara tanto.

Te puede interesar: Xilitla, la huasteca surrealista

Bajamos unos 200 metros hacia la carretera y caminamos otro poco bajo el sol hasta llegar a un camino de maleza, no podíamos ver nada hacia el frente más que paisajes hermosos, así que de inmediato nos dimos cuenta que el camino continuaría en bajada. Con algunos costales vacíos y canastas, nos dispusimos a bajar la vereda con mucho cuidado, un mal paso nos llevaría a una muerte segura en picada. A unos metros de haber bajado comenzamos a ver las hermosas flores amarillas, así que acomodamos las cosas y mientras Don Bellarmino y Doña Agustina cortaban las flores, Cris y yo las limpiábamos (quitábamos el exceso de hojitas y enredaderas de alrededor) y las metíamos con cuidado en los costales y canastos. Lo difícil venía cada vez que éstos se llenaban de flores, pues teníamos que subir por el mismo camino peligroso, pero ahora cargando unos cuantos kilos de flor sobre nuestras cabezas o espaldas.

Una vez al llegar a la carretera debíamos caminar hasta la casa, subir 200 metros y dejar las flores, luego bajar de nuevo y repetir el proceso. Creo que dimos tres rondas cuando yo no podía más. Ahí fue donde nos dimos cuenta el trabajo tan laborioso que esta gente llevaba a cabo día con día, recogiendo flores, café, frijol, frutas y otros alimentos.

Te puede interesar: Ciudad Fernández, escondite potosino con grandes historias

Una vez que terminamos y llegamos a la casa, agotados, ayudamos a elegir las flores más hermosas y hacer ramos con ellas (nada sencillo para quienes nunca han sabido hacer manualidades) y guardarlos de 10 en 10. ¡Listo! El trabajo del día había terminado para nosotros. Nos había llegado ya la noche y fuimos a dormir.

A las 6 de la mañana bajamos de nuevo 200 metros a la carretera y agarramos la camioneta que nos llevó de “aventón" (dedo, raite) al centro de Xilitla, ahí a nivel de piso pusimos nuestras flores y comenzamos a vender a $5 pesos el ramo. Para las 5 de la tarde tomamos la camioneta de regreso con lo que habíamos logrado ganar: $120 pesos.

Para nosotros, no es mucho, para la familia Félix Rodríguez es una ayuda extra para invertir en harina para pan o tamales, en leche, en semillas para seguir cosechando, en fin; ese dinero lo era todo.

La mayoría de la comunidad de Agua Puerca cosecha la flor, por lo que todos esos días lo único que puedes percibir al despertar es el característico olor de cempasúchil y al caminar te encontrabas con unos paisajes amarillos y naranjas espectaculares.

Te puede interesar: Así se vive con una familia en la sierra de San Luis Potosí

Sus múltiples usos

Esta flor es nativa de México y se puede encontrar en estado silvestre en Chiapas, Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Oaxaca, Jalisco y Veracruz. Además de ser utilizada para adornar tumbas y ofrendas en Día de Muertos, la flor de cempasúchil tiene distintos usos.

La luteína es un pigmento que se encuentra en la flor, la cual se asocia con la prevención del desarrollo de enfermedades oculares como cataratas y degeneración macular, así que muchas personas, sobre todo indígenas, incluyen en su dieta alimentos con este colorante. Mientras más fuerte sea el color anaranjado de la flor, significa mayor presencia de luteína, por lo que esa flor conviene incluirla en alguna de las comidas.

Por otro lado, la flor también puede ser utilizada como insecticida, sobre todo contra los nematodos, que son básicamente gusanos que atacan principalmente las cosechas del tomate. Además, se utiliza como abono natural y artificial.