San Ángel, Patrimonio Cultural tangible del DF

Por: Erik Castillo Cadena

Leyendas, jardines, plazuelas y casonas que recuerdan las villas campestres cimentadas ahí durante el porfiriato, son algunos de los elementos que componen la identidad del barrio mágico de San Ángel, uno de los sitios turísticos de la Ciudad de México donde convergen paraísos arquitectónicos, la magia multicolor de sus festividades y el valor cultural de sus museos.
Colorido en el Barrio Mágico de San Ángel Colorido en el Barrio Mágico de San Ángel
Tenanitla o lugar amurallado, fue el primer nombre que recibió este sitio en la época prehispánica por su edificación sobre las rocas volcánicas que arrojó el volcán Xitle al hacer erupción hace aproximadamente 1600 años.
Al igual que el barrio vecino de San Juan Mixcoac, San Ángel fue un poblado tepaneca que rendía tributo al señorío de Coyoacán, debido a la gran cantidad de piedra que había en la zona, los pobladores nativos de la gran muralla, fueron convocados para construir las avenidas que iban de Coyoacán a Iztapalapa y de la Gran Tenochtitlán a Tlacopan. Su población se dedicaba al cultivo de la tierra y a la artesanía, actividad que se promueve en ese lugar hasta nuestros días.
Con la caída del imperio azteca, Coyoacán se convierte en la capital de la Nueva España y bajo la batuta de Hernán Cortés se comienza el proceso de evangelización mediante el trabajo de los dominicos, que para ese entonces se situaron por los lares de Chimalistac en donde fundaron el convento de San Jacinto, sin embargo fueron los carmelitas los que le dieron el nombre actual a este pueblo originario a través del Colegio y la Iglesia de San Ángel Mártir construidos en 1615.
Las pinturas montadas en caballetes, las piezas escultóricas y elementos artesanales finos que pueden apreciarse en la Plaza de San Jacinto cada sábado desde 1960, son un deleite visual que en nada corresponde con lo acontecido en ese sitio durante la Intervención Norteamericana a México en 1847, cuando el 12 de septiembre de ese mismo año fueron fusilados más de 70 alemanes e irlandeses del Batallón de San Patricio que pelearon en apoyo al ejército mexicano, una placa ubicada en el número 15, donde se ubica hoy la Galería Tocamadera, da fe de aquél suceso histórico.
El paso se torna pesado sobre el resplandor cristalino del empedrado que han pulido de manera perfecta los neumáticos de los autos que circulan a los costados del Centro Cultural San Ángel, recinto recreativo cuya variedad de talleres proporcionan una oferta cultural y educativa interesante para los habitantes de la Delegación Álvaro Obregón.
San Ángel de noche San Ángel de noche
La visita a este lugar es como regresarse a vivir en un México de antaño, pues aún se pueden apreciar algunos oficios que han desaparecido con el correr de las décadas; el carretonero de dulces, el bolero, el vendedor de algodones de azúcar, el vendedor de doraditas y su sonoro triángulo para anunciar su presencia.
Para finales de la década de los años veinte, San Ángel fue punto de referencia, pues en julio de 1928 José de León Toral asesinó en el Restaurante La Bombilla al entonces presidente de México, Álvaro Obregón, en la actualidad dicho parque es un sitio de recreación en el que se puede apreciar un monumento de escalinatas pronunciadas que anteriormente albergaba de manera inaudita la mano que Obregón perdió en batalla contra la fuerzas de Villa en Celaya (Guanajuato) en 1915, como si dicha extremidad conservada en formol fuese una atracción turística.
Los años cincuenta dictaron la pauta con el avance del servicio de transporte público pues se instauró el tranvía que tuvo su ruta de San Ángel hasta el Zócalo de la Ciudad de México. El inmueble que albergaba la antigua fábrica de papel Loreto que posteriormente fue trasladada al Estado de Tlaxcala, se ha convertido en uno de los centros comerciales más prestigiados de la ciudad, donde se pueden presenciar incluso conciertos en su foro abierto, que es mejor conocido como Plaza Loreto.
En 1962 se termina la edificación de Ciudad Universitaria perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México y el famoso Pedregal de San Ángel que fue inmortalizado en diferentes cuadros paisajistas de algunos pintores como; Luis Nishiwaza, José Clemente Orozco y el Dr. Atl.
Un sello representativo de la localidad, es la Feria de la Flores que cada mes de julio se celebra con actividades culturales de alto nivel, misma que este 2015 cumplió 157 años de deleitar a sus visitantes. La belleza de este evento fue inmortalizada a través de las octavas barítonas del charro cantor, Jorge Negrete, en la interpretación La Feria de las Flores, compuesta por Chucho Monge.
Algunos de los personajes originarios más representativos de Tananitla, fueron los escritores; Manuel Payno autor de Los Bandidos de Río Frío y Federico Gamboa, quien publicó la Novela Santa.
Los bandidos de Río Frío de Manuel Payno Los bandidos de Río Frío de Manuel Payno
Otros sitios de interés que atraen turistas nacionales e internacionales son; el ex convento del Carmen la Casa Estudio de los artistas visuales Frida Kahlo, la Plaza de los Arcángeles, la Casa de Cultura Jaime Sabines, Museo Arte Carrillo Gil, el Centro Cultural Helénico, La Casa del Risco entre otros que han hecho que San Ángel fuera nombrado en el 2010 Patrimonio Cultural Tangible de la Ciudad de México, por el Gobierno del Distrito Federal.
Descubre un sitio lleno de tradición e historia al sur de la ciudad y llénate los sentidos de la magia que irradia San Ángel.