Volar en un jet privado, lujo en las alturas

Melanie Beard.

Hoy en día el concepto de lujo está fuertemente ligado a las experiencias, a espacios y momentos únicos que dejan en nosotros una fuerte impresión que va más allá de lo efímero. El lujo es una sensación, una memoria que perdura y que nos llena de emociones inexplicables al recordarla. Cada viaje, cada instante, queda plasmado en nuestra piel y una brisa, un aroma, una sonrisa desencadena recuerdos que nos transportan de regreso a ese momento de magia.

El zumbido de las turbinas de los aviones y el aroma del cuero de sus asientos me remontan a las maravillosas experiencias que he vivido en las alturas, viendo a través de mi ventana a la Ciudad de México volverse más y más pequeña en la distancia. Viajar en vuelo privado con FlyAcross se ha convertido en mi mente en sinónimo de exquisitez, de refinamientos y de momentos que vuelven cada comienzo de un viaje en una experiencia sofisticada, cómoda y con un delicioso sabor a aventura.

FlyAcross, la flota de aviones privados más grande de México, me recuerda que viajar no se trata solo sobre el destino, sino que también de cómo llegamos a él. Dentro de sus elegantes aviones existe un mundo de hedonismo total, donde la privacidad y comodidad nos dan la oportunidad de vivir una experiencia única.

Mi favorito es el pequeño y refinado Citation Mustang. Este increíble avión es conocido como el ‘Very Light Jet’ más exitoso del mundo; su moderno diseño nos permite volar a 41,000 pies, con todas las comodidades de un jet. Cuero, madera y tenues luces nos hacen sentir como el la más elegante suite de un hotel de lujo entre las nubes.

Fue con el Citation Mustang que me dirigí hacia el paraíso terrenal de la Riviera Maya. Un destino de paz inmensurable, de armonía perfecta y de belleza absoluta que logra siempre robarme el aliento, Mayakoba en la Riviera Maya es un oasis que combina exótica vegetación, playas de fina arena blanca y aguas color turquesa, un cielo soleado, exquisita gastronomía y la más alta hotelería de nuestro país.

Enclavado en un sistema de canales y manglares se encuentra Banyan Tree Mayakoba, un lugar que por la singularidad de su diseño es difícil de llamar hotel – más bien es una especie de refugio, de santuario para los sentidos que nos envuelve en un mundo de sensaciones y de experiencias de lujo.

Desde que nos adentramos en esta joya arquitectónica percibimos esa exquisita filosofía de excelencia y de servicio asiático que hace de Banyan Tree Mayakoba un lugar tan único. Una combinación de majestuosas construcciones, un caprichoso ecosistema, delicados detalles y vasta sabiduría hotelera, este resort tiene un solo propósito: agasajarnos y apapacharnos.

Envolviendo todos nuestros sentidos, este espectacular hotel nos lleva a un mundo de relajación total, donde cada día se pasa disfrutando de un placer absoluto. Banyan Tree nos regala la sensación única de encontrarse en un espacio de total tranquilidad y aislamiento enclavado en un entorno puramente natural, complementado por los detalles de la hospitalidad y calidez asiáticas que lo caracterizan.

El lejano canto de gaviotas, la cálida brisa del mar y las delicadas notas musicales de la melodía que nos acompaña en cada rincón del resort forman ya parte de mí y me remontan sin cesar a través de mis memorias a la magia de este pedazo de paraíso. Esta es una experiencia de lujo que por siempre se apoderará de un espacio de mi mente y que me recordará, como solo Banyan Tree sabe cómo, de momentos que atesoraré infinitamente.

Banyan Tree Mayakoba- https://www.banyantree.com/en/mexico/mayakoba

FlyAcorss- http://flyacross.com