5 Destinos europeos para viajeros sibaritas

Por Tali Akuka (www.taliakuka.wixsite.com/otrosaires). IG: tali.akuka Tw:@taliakuka.

El glamour de Marsella

El himno de Francia se llama La Marsellesa. La ciudad más popular de toda Francia, la más africana, la ciudad en donde el protagonista es el puerto, desde allí vienen todos los ingredientes frescos de la gastronomía local.

El Bouillabaisse era la sopa que los pescadores preparaban con los restos de lo que conseguían en el mar. En la actualidad consiste en uno de los platos típicos más caros. Lo preparan en Miramar (www.lemiramar.fr) un restaurante especializado en esta receta dirigido por Christian Buffa, uno de los chefs más prestigiosos de Francia.

La tradición cuenta que este plato hay que comerlo con pan de ajo y maridarlo con un buen vino blanco francés. En el restaurante también cocinan todo tipo de pescados y mariscos de la zona, así como las trufas que son un lujo que debes probar. La cocina Mediterránea tiene unos sabores frescos y con mucha personalidad.

Otra de las joyas marsellesas se encuentra en la nueva zona de moda alrededor del Hotel de Ville. En Maison Geney (www.maisongeney.com), donde hornean deliciosos pasteles y sirven también almuerzos de gastronomía de autor.

Por momentos en la ciudad se escucha más árabe que francés, también la influencia árabe se visualiza en la gastronomía.  La Goullette es un lugar tunisiano donde preparan el mejor cous cous de Marsella. Esta decorado como en Túnez y todo su staff proviene de allí.

Por otra parte, en la ciudad se producen jabones artesanales; dicen que antes de irte tienes que elegir uno. Se fabrican con aceite de oliva, por ejemplo, en el Bazar de César (www.lebazardecesar.com).

La mejor manera de terminar tu viaje será visitar en el pequeño restaurante “Le café des epices” (www.lecafedesepices-by-acdg.com). Atiende y cocina el chef Arnaud que preparó una carta con ingredientes franceses con un touch asiático. Ofrece un menú de tres pasos que cambia cada día. De entrada puedes elegir unos ravioles de champiñón, de plato principal pescados y mariscos en salsa de crema y remolacha. Degustarás mariscos de la región, que son una explosión de sabores para el paladar así como un abanico de vinos franceses para los amantes de la vid. Como tercer paso se sirven distintos tipos de quesos, acompañados con un vino tinto. Despídete de Francia con mucho glamour.

Cinque Terre, las cinco tierras más coloridas de Italia

Continúa hacia Cinque Terre una porción de tierra que se ubica sobre el mar de Liguria. Las cinco tierras, que son parte del parque nacional (www.parconazionale5terre.it), conservan las tradiciones de los pueblos y la arquitectura de otros tiempos. En Corniglia sería ideal que comas unos mariscos frescos y deliciosos en Il Buongustaio disfrutando de la vista al mar.

Elgg, el encanto del campo suizo

En los alrededores de Zurich, a tan solo 30 minutos en tren, se encuentra Elgg, un pueblito repleto de colinas verdes y ganado. Descansa en el campo y visita el restaurante Obertor de la familia Zingg-Oettli. Ellos preparan comida típica Suiza como fondue, ensaladas de salchichas o el cordon bleu- carne empanada rellena de queso- y los famosos rostis un pastelillo con papas y crema. Su restaurante congrega a todo el pueblo y se convirtió en un centro de reuniones.

Munich, la ciudad de las tradiciones

Cambia el decorado, el idioma y la cultura; empápate en la tradición alemana en Múnich. Pasea por las callecitas de la ciudad de la región de Bavaria y prueba un plato en la cocina de Ida (www.idasmilchladen.com). Ella prepara unos schnitzels – carne empanada con pan- deliciosos con ensaladas típicas.

Lo ideal sería alojarte en el hotel Laimer Hof (www.laimerhof.de) atendido por la familia Rösch que se encuentra muy cerca del palacio de Nymphenburg. El plan perfecto es tomar una bicicleta - que está incluida en el alojamiento - y recorrer los bellos paisajes verdes para tomar fotografías de los patos y las lagunas de los alrededores. Puedes hacer alguna parada y a la vuelta del paseo, en el hotel, disfrutar de la cerveza más famosa  y antigua de Alemania llamada Augustiner. Los anfitriones del hotel te atenderán como un rey.

Zagreb, una capital con personalidad

Desde Munich viaja a Zagreb, la capital de Croacia. Bella por su arquitectura y su aire de ciudad pequeña tiene un museo encantador que se llama “El museo de los corazones rotos”. Todo tipo de objetos que evocan amores perdidos se exhiben allí, acompañados de cartas de amor y desamor. Para curar tus heridas de desamor dirígete al restaurant Vallis Aurea (www.vallis-aurea.hr) en donde te prepararán comida típica croata fabulosa y también puedes probar algunos de los vinos típicos de la región de Dalmacia.

Cluj, el corazón de Transilvania

Desde Zagreb viaja hacia Cluj Napoca, el alma de Transilvania. Un lugar donde se cuentan muchas historias del conde Drácula. Es casi un héroe nacional en Transilvania.

En Cluj Napoca, una ciudad encantadora construida en tiempos medievales se ubica el hostel Oves (www.oveshomehostel.com). El alojamiento se estableció en la casa de Ove. Él era una persona cálida y hogareña que daba la bienvenida a sus amigos con la mejor hospitalidad. En su honor le pusieron al hostel su nombre.

Para terminar tu recorrido, podrías degustar distintos platos típicos de la gastronomía rumana en el restaurante Roata (www.facebook.com/pg/RestaurantRoataCluj) de comida típica que se encuentra al lado del hostel. Despídete ahí de Drácula y de todas las películas de terror que son puro cuento. Encontrarás allí a Lolla, una perra encantadora que te recibirá con mucho cariño.