8 Pasos para recorrer Machu Picchu como profesional

Por Tali Akuka (www.taliakuka.wixsite.com/otrosaires).

Desde que decidí ir a Machu Picchu, Perú, saliendo de la ciudad de Cusco me ofrecieron infinidad de tours y viajes armados. Sin embargo, opté por ir por mi cuenta y fue una decisión acertada. Además de ser la opción más económica permite conocer lugares  que sólo visitan los locales. Compartiré con ustedes cómo llegar a este destino mágico para que descubran esta región increíble por sus paisajes y su cultura.

Desde Cusco a Machu Picchu

1. El primer paso es ir a la terminal de Santiago donde salen los autobuses a Quillabamba. En ese lugar también está la opción de tomar una camioneta en las calles aledañas que cuesta un poco más de dinero pero tarda menos tiempo.

2. Lo siguiente es viajar hasta Santa María. Es un pequeño pueblo encantador, con paisajes de selva y producción de todo tipo de frutas tropicales y aguacates. Allí te recomiendo visitar el pequeño mercado en el que la gente vende sus productos frescos a muy buenos precios.

3. Desde Santa María debes tomar un taxi compartido que te dejará en Santa Teresa. El viaje dura menos de veinte minutos, allí sugiero ir a las aguas termales que están ubicadas a tan sólo un kilómetro del pueblo, puedes relajarte en unas piscinas construidas en medio del paisaje de selva en el que visualizarás a los loros guacamayos, bellos por sus colores vivos y su gran tamaño. En Perú hay más de 350 especies de loros de diferentes tipos.

Te puede interesar: 10 travesías espirituales para las que deberás prepararte

4. Luego de disfrutar de las aguas termales de Cocalmayo en Santa Teresa, un paseo infaltable es ir a desayunar al mercadito de comida y probar algún plato típico como el seco de carne o pollo que lo sirven junto a una sopa como primer plato.

5. En la puerta del mercado hay que tomar un taxi que te dejará en la entrada a Aguas Calientes. Allí debes registrarte y tienes dos opciones: Tomar el tren por un trayecto corto (tiene un costo elevado pero es la opción más rápida y cómoda) o caminar por tu cuenta a un costado de las vías y disfrutar de la flora y fauna selvática. Elegí la segunda opción porque quería conocer Machu Picchu y cada uno de sus caminos de a poco.

El camino es el que toman todos los tours por lo que nunca te encontrarás sólo. Lo único que haces es caminar al costado del riel del tren, es un camino plano aunque con muchas piedras (lleva zapatos muy cómodos y con suela gruesa) y algunas partes de dificultad moderada (cuando hay que atravesar pedazos de vía de tren sobre algún acantilado o río). Recomiendo ir con poco equipaje pues el clima es húmedo y caluroso, además te pesará gargarlo, en el trayecto hay puestos que venden algunos insumos. El camino es de una belleza que deslumbra, pájaros de diferentes especies y mariposas multicolores te sorprenderán, así como un río que por momentos se ubica al costado del paraje. Si decides tomar esta opción debes hacerlo antes de las 2 o 3 de la tarde máximo ya que después de las 5 de la tarde oscurece y será más difícil alumbrarte en el camino.

El trayecto es de una o dos horas si caminas rápido y te gusta el senderismo o estás acostumbrado a las caminatas en el bosque y tienes buena condición física, pero si quieres tomar fotografías y disfrutar de la naturaleza tómatelo con calma y recórrelo a paso lento, tardarás unas tres o cuatro horas (no apto para principantes ni personas sedentarias o que no están acostumbradas a las largas caminatas en la naturaleza).

Aguas Calientes

Te puede interesar: Tres destinos para descubrir Perú

6. Caminarás hasta llegar a “Machu Picchu Pueblo” denominado también el pueblo de Aguas Calientes. En la entrada una visita obligatoria es al centro de Investigación e interpretación de Mariposas. Es un lugar fascinante en el que aprenderás acerca de las especies en extinción y del trabajo de preservación que realizan allí. www.mariposasdemachupicchu.com 

7. Una vez en el pueblo descansa para tener fuerzas y subir a Machu Picchu. Recomiendo el Hostel Ecológico Super Tramp, allí me trataron de lujo, la gente que trabaja ahí es amable, tienen habitaciones limpias y un desayuno excelente con hot cakes, panecillos típicos, café y jugo. Además las 24 horas puedes disfrutar del típico té de coca, con propiedades beneficiosas para evitar el mal de altura.  Y lo mejor es el bar de la terraza del hostel donde preparan unos tragos riquísimos. El lugar está hecho de manera reciclada y ecológica, todas las paredes están intervenidas con murales artísticos y utilizaron el reciclado de materiales. Además a tan sólo 500 metros del hostel puedes visitar unas cascadas bellísimas que te dejarán sorprendido porque están rodeadas de la más pura vegetación de color verde brillante. www.supertramphostel.com

8. Al otro día de descansar prepárate con suficiente agua para caminar hasta el Machu Picchu. Tienes la opción de ir en autobus por un precio de alrededor de 24 dólares (viaje de ida y vuelta) pero tendrás que hacer una larga fila para subir (avanza rápido) y no será tan mágico como subir a pie, aunque el lado positivo es que podrás guardar energías y tendrás mayor tiempo para recorrer la Ciudadela, toma la mejor decisión de acuerdo a tu condición física y tu estado de ánimo. Cuando llegues a la entrada de la Ciudadela no olvides sellar tu pasaporte, hay un sello simbólico especial de Machu Picchu que podrás llevarte de recuerdo en tu pasaporte, camina, sube, baja y recórrela entera. Tienes diferentes opciones de recorrido. Elegí subir al Wayna Picchu (la montaña que se ve frente a Machu Picchu con la cara del Inca) que me llevo unas tres horas, si no te gustan los riesgos y no estás acostumbrado a escalar cerros o montañas ni a hacer turismo de aventura, mejor elige el recorrido tradicional, pues este paseo no es apto para gente con vértigo, a medida que subes el camino se vuelve más empinado y angosto. En la cima la vista es soñada, la recordarás para toda tu vida.

Algunos datos de Machu Picchu y la cultura inca

Te puede interesar: Ingapirca, las ruinas de un pueblo unido por matrimonio

Tienes que hacerte el tiempo de conocer las fascinantes historias de los incas y su cultura. Ellos construyeron este imponente lugar para vivir. El objetivo era que su dinastía subsistiera en el tiempo adaptada al contexto del lugar y con respeto a la naturaleza. La visión andina establece que el hombre es parte de un mundo natural y sólo al vivir de acuerdo al respeto a la madre tierra, la Pachamama proveería lo necesario. De acuerdo a esta cosmovisión hay un momento para cada suceso que es determinado por las leyes naturales. Si la vida fluye es porque el ser está conectado con esa energía, si hay trabas, tienen que ver con la oposición a la ley natural.

La cultura inca veneraba a los Apus, así denominaba a los dioses de la montaña. También construyeron templos en honor al sol llamado Inti y le regalaban ofrendas a la luna. La vía láctea, los planetas y las estrellas eran un mapa complejo que los guiaba para las cosechas y los tiempos de cultivos.

Vivían en consonancia con el espacio donde habitaban a diferencia de la visión occidental que busca dominar o destruirlo. Un ejemplo de la contraposición de modos es Machu Picchu, una arquitectura en la que eran inexistentes las puertas, las personas respetaban las pertenencias y el único modo de avisar que estaba cerrado el paso era poner un trozo de madera en forma diagonal sobre la entrada.

Es interesante el modo de vida andino y cómo aún se conserva este pensamiento. Los andinos son introspectivos y tienen una naturaleza pacífica acorde a su cosmovisión. Respetan las ceremonias y creen en la magia de la madre tierra. En el antiguo mundo crearon sistemas de riego y edificaron la Llaqta con piedras autóctonas. Cada espacio tenía un templo en donde realizaban una ceremonia en honor a los dioses de la naturaleza.

Eran expertos en astronomía, estudiaban los solsticios y equinoccios a la perfección, incorporaron los conocimientos de las civilizaciones a las que conquistaban, de esa manera se expandieron geográficamente para llegar a dominar desde Argentina hasta Colombia. Algunas leyendas aseguran que Atahualpa Yupanqui atravesó en barco el Atlántico hasta Asia y que por eso algunas personas tienen rasgos parecidos a los peruanos o colombianos en Asia.

La trilogía andina venera al cóndor, el puma y la serpiente que representan el cielo, la tierra y el mundo de los muertos. El cóndor es el mensajero de los dioses y de los espíritus, por ello es considerado un intermediario entre lo material y espiritual. El puma simboliza la fuerza, la inteligencia y la sabiduría. La serpiente representa el infinito, el espacio donde no existe el tiempo y se llega a la eternidad. Estos son los símbolos que se repiten en las distintas tribus andinas y tienen un significado profundo. La cultura inca te sorprenderá y Machu Picchu quedará siempre en tu memoria como un lugar mágico y especial.

Agradecimientos especiales: Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco, Parque Nacional Machu Picchu, Andrés Álvarez, Miguel Zamora, José Bastante, Ronald Mapi y Edwin Campos Castro.