Tres lugares y maravillas imperdibles en Islandia

Por Deby Beard

@debybeard www.debybeard.com

Islandia es uno de los lugares más espectaculares en la tierra. Aunque ha sido formada por violentas fuerzas naturales aún activas en sus volcanes, su belleza hechiza como ningún otro lugar. Las condiciones extremas de su clima y sus paisajes son el lienzo en el que se desarrolla la prosperidad de este país, uno de los más verdes, amigables y educados del mundo.  

Islandia es la segunda isla más grande de Europa y conocerla es adentrarse en paisajes de otro mundo que superan a la imaginación. Vista desde el espacio durante la época invernal, rememora la cristalina forma de un copo de nieve.  Es el único lugar donde se puede caminar e incluso bucear sobre las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia, a través de la fisura de Silfra, en el lago Þingvellir, ubicado en el Parque Nacional homónimo.  

Te puede interesar: Islandia, tierra de maravillas

Géiseres, cataratas impresionantes, glaciares, playas negras y volcanes, son parte de las tantas paradas imperdibles con las cuáles maravillarse, como la “Cascada de Oro” con saltos de agua de hasta 32 metros, que se congela en invierno creando un espectáculo fabuloso. Son muchos los volcanes que le han dado forma y vida a Islandia, incluyendo a la joven isla Surtsey en la década de los 60’s y que sólo pueden visitar científicos. Tal vez el más famoso sea Geysir, del que se tomó la palabra islandesa más famosa: géiser.  

Rangá

Al mirar el cielo desde este apacible refugio se piensa en cuántos enamorados han soñado con bajarle la luna a las dueñas de sus suspiros. En este hotel la luna no se ve a la distancia ni hay que esperar a que esté llena para verla, aquí se tiene justo arriba, encima, blanca y resplandeciente y al alcance de la mano. Llegar aquí es una aventura en sí misma. Desde la capital Reykjavik, se cruza por paisajes impactantes en los que se admiran las islas Westman, el museo Skógar, el glaciar Jökulsárlón, y el volcán Eyjafjallajökull, famoso por su explosión del 2010 que cubrió el cielo de Europa.

Te puede interesar: Fiesta de luces boreales

En su observatorio astronómico privado, equipado con dos telescopios computarizados de alta calidad, se observa la superficie de Júpiter, la división de los anillos de Saturno y los desniveles de Marte, incluso Neptuno y Urano. Desde la entrada del lobby se admira al volcán Monte Hekla como si se tratase de un invitado permanente, junto con las vistas sublimes a una tierra donde no hay rastro humano alguno más que las huellas que dejamos al llegar. Desde aquí llegamos a las impresionantes tierras altas, forjadas por fuego y hielo durante años, creando un paisaje lunar lleno de desiertos de arena negra y aguas termales.

Husafell

El Hotel Husafell se localiza en Borgarjordur, uno de los destinos más famosos del país por sus leyendas y su folclor. Además de hermoso, es un tributo a la ancestral cultura nórdica y a su historia iniciada por los vikingos. Al igual que en la capital, sus suelos son climatizados con la energía geotérmica producida por la actividad volcánica de la isla, y además produce su propia energía en su planta hidroeléctrica y generador geotérmico. De hecho, es el único en tener dos piscinas de agua geotérmica, creando una sensación espectacular al sumergirse en el agua caliente en pleno invierno con vistas a las montañas nevadas.

Te puede interesar: 10 lugares para ver auroras boreales en primera fila

Al estar rodeada de una naturaleza totalmente virgen, ofrece excursiones a las cascadas, cañones y reservas naturales. Desde aquí se llega a la cascada Hraunfossar y a la cueva de hielo más larga creada por el hombre, justo bajo el glaciar Langjokull, el segundo más largo del país. La cueva de lava más larga del planeta también se encuentra cerca del hotel, la Vidgelmir en Hallmundarhraun, que es un enorme campo de lava cubierto con un musgo tan suave como plumas.

Snaefells

La Península de Snaefells conocida como La pequeña Islandia, concentra muchos de los paisajes más representativos de la isla. Esta península es muy famosa por su popular huésped, el volcán Snaefellsjökull, por el que se inicia el Viaje al centro de la tierra de Julio Verne. Otra de sus maravillas son las fabulosas formaciones rocosas de Arnarstapi y sus impactactes acantilados.

Desde aquí se llega a Deildartunga, el manantial de agua caliente más caudaloso de Europa; a Hraunfossar, una preciosa cascada que se filtra por la tierra; y a Djúpalónssandur, una playa donde aún se relatan las antiguas historias de los vikingos que vivían ahí. Snaefells es uno de los lugares más bonitos de la isla con sus cuevas, playas de arena blanca y acantilados con formaciones basálticas.