Aniquiladores del pasado, lugares donde la cultura está en riesgo

Autor: 
Velma Mayén

Perder las expresiones culturales que caracterizan a un país puede ser devastador para la moral de una sociedad, pues las personas sufren una lesión permanente en su identidad y las generaciones futuras se quedan sin la posibilidad de palpar y conocer su origen. Los sismos, guerras, desastres naturales y saqueos no sólo significan un riesgo para la humanidad, también el arte y el patrimonio cultural están en peligro inminente de desaparecer.

La destrucción del patrimonio cultural durante la Segunda Guerra Mundial llevó a la creación, en 1954, de la Convención para la Protección de Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado. Este acuerdo internacional establece, hasta nuestros días, que estos bienes culturales y  arqueológicos no pueden ser objetivos militares. A pesar de ello, continúa la destrucción intencional de los monumentos y templos históricos como una expresión de intolerancia frente a la diversidad de los pueblos.

También el aumento en el nivel de pobreza, el vandalismo, la falta de medidas para proteger el arte y la pérdida de la identidad cultural, entre otras, han provocado que en las últimas décadas los bienes culturales, el arte y el patrimonio de la humanidad estén en peligro, así como los desastres naturales. Aquí un breve recuento de algunos hechos.

Da clic aquí o en la siguiente imagen para ver la galería.