El hombre que se atrevió a revolucionar el vino en Australia

Todos los vinos tienen una historia y a veces las acciones de una persona logran marcar y cambiar la historia de una región, o una bodega, es el caso de Penfolds, la casa de vinos más importante de Australia.

Cuenta la historia que en 1844 una pareja de ingleses de apellido Penfolds compró tierras al sur de Australia. Ahí fabricaban vinos de oporto y jerez con fines medicinales.

Fue hasta después de la segunda guerra mundial cuando el primer enólogo llegó a la bodega, Max Schubert, que en 1931, se encontraba comenzando su carrera en el mundo vinícola, lo cual le permitiría posteriormente explotar su creatividad e inteligencia, experimentando para crear su propio vino; Grange Hermitage.

Este experimento fue rechazado por los directores de la compañía, pidiéndole suspenderlo.

La decisión de Max que en su momento se percibía como un acto de rebeldía fue lo que lo llevó a continuar con su proyecto, elaborando su vino en pequeñas cantidades, en secreto.

Logrando que años después la compañía, por fin pusiera atención en su vino, pero sobre todo en la audacia y persistencia que Max había demostrado.

Aún cuando la creación de Penfolds Grange es una de las razones principales de reconocimiento a Max, él aportó otras cosas valiosas demostrando su sed por innovar e ir siempre más allá de lo establecido en la búsqueda del perfeccionismo.

A pesar de que Max Schubert no tenía como tal una formación tradicional como enólogo, él era inteligente y metódico y siempre buscaba mejorar, empapándose de todo lo que lo rodeaba.

En 1948 hizo un viaje a Bourdeaux, lo que le permitió perfeccionar su método, volviendo a Australia, su casa; con ideas frescas y métodos innovadores que implementar. Él buscaba crear un vino australino que compitiera con grandes vinos del mundo en cuanto a sabor y calidad de envejecimiento, por ello introdujo procedimientos como las fermentaciones a temperatura controlada, maceraciones largas y generosas y el añejamiento en barriles pequeños de roble, comenzando así la era moderna del vino en Australia.

Este experimento con el paso del tiempo se convirtió en lo que ahora es llamado el vino tinto insignia de Australia: Penfolds Grange.

Max Schubert se jubiló como jefe enólogo de Penfolds en 1975 y murió en 1994, sin embargo, su casa Penfolds, lo inmortaliza rindiéndole tributo con su vino Max ́s, el cual está inspirado en las características de la personalidad de Max Schubert que dieron paso a toda una revolución en el mundo del vino en Australia. Ahora este vino se encuentra disponible en México y busca abrirse espacio entre los jóvenes.