Juegos mecánicos del terror

¿Te enloquecen las alturas y las emociones fuertes? ¿Estás más que preparado para viajar y subirte a los más extremos, incluso a los considerados mortales? Si es así, aquí te recomendamos algunos que por su fama atraen a los trotamundos más audaces. (Ah, por cierto, éste no es un texto apto para cardiacos).

Porque no todo lo que pasa en Las Vegas se queda ahí: gritos desde la estratosfera.

En la Ciudad del Pecado puedes experimentarlo todo. Y en cuestión de adrenalina, nada como visitar el Hotel y Casino Stratosphere donde se encuentra el parque de diversiones más alto del mundo con tres atracciones a las cuales no te podrás resistir: X Scream, Insanity the ride y Big Shot. Más de noventa mil kilos de acero y titanio a 270 metros del suelo. El X Scream es una especie de balancín para ocho personas. Está diseñado para que cuando estés arriba, se retraiga como una liga, después es soltado y tiene unas ruedas traseras para que quede unos 5 ó 6 metros fuera del carril. La sensación es de que en cualquier momento vas a salir disparado, pero con la sorpresa de que se eleva, se retrae y vuelve a dejarte suspendido en el aire. Cuando bajas para recuperar el aliento, el Insanity the ride te espera. Está compuesto por cinco brazos con dos asientos cada uno para que puedas ir acompañado. Este aparato se desplaza unos 20 metros hacia el vacío. La estructura va rotando hacia afuera y queda en el aire, girando a 48 km por hora, los brazos se van alejando de la torre para, a toda velocidad, volver a estar en contacto con ella. Y eso no es todo, en determinado momento la posición llega a un ángulo de 70 grados. Te dicen que no mires hacia abajo... pero es imposible hacer caso. ¿Aún tienes ganas de seguir gritando? Entonces corre inmediatamente al Big Shot. Una torre con 16 asientos que se eleva 43 metros en tan sólo 3 segundos para dejarte en caída libre. ¡Simplemente liberador!

shutterstock_285711221

Fahrenheit: A 97º de adrenalina

El parque Hershey Park en Pensilvania posee 48 hectáreas en donde la emoción está asegurada, sobre todo por este juego mecánico: Fahrenheit que tiene la pendiente más pronunciada ya que el ángulo es de 97º y en la caída sientes que te vas resbalando de tu asiento. Para completar la experiencia, apenas vas recuperando el aliento cuando entras al primer bucle invertido, respiras y cuando te das cuenta ya estás en el bucle llamado Cobra, un tonel volado, otra vez al bucle Cobra y una zona libre para volver a tomar aire, todo a más de 96 km por hora. ¡Genial!

9806476

 

Tláloc quiere que pases un muy buen rato… en Alemania

 

Phantasiland es un centro de diversiones muy famoso en la ciudad germana de Brül. Cada zona del parque tiene el nombre de un país, y México aparece aquí con la atracción más aterradora: el Talocan que consiste en un juego mecánico con una larga fila de asientos. Éste da vueltas y vueltas, y cuando parece que el tiempo se ha terminado, vuelve a girar, dejando, por unos segundos, a los visitantes de cabeza. Y no sólo eso, como está inspirado en el dios Tláloc que pide sacrificio, se lanzan chorros de agua y también el fuego aparece, lo que le da ese aire terrorífico, ya que pareciera que en cualquier momento uno puede quedar como pollo rostizado.

Phantasialand-Talocan_01

 

El miedo anda en Kingda Ka

Siempre encuentras sorpresas en Six Flags Great Adventure Nueva, pues alberga a la montaña rusa más alta de Estados Unidos: la Kingda Ka. Si verdaderamente quieres sentir el miedo a todo lo que da, estás en el lugar correcto: la subida es de 130 metros y en tan sólo tres y medio segundo la recorres a una velocidad de 206 kilómetros por hora, ¡todo un récord! Además, en la pendiente es tal la altura que la estatua de la Libertad podría ser puesta ahí, ya que cabe perfectamente. Muchos fans de las montañas rusas quedan extasiados, pues consideran que es una de las mejores del mundo.

kingda_ka_1

Para estrellarte de gusto: The Swarm

En Inglaterra se ubica Thorpe Park, a unos 30 kilómetros de Londres y es un lugar que siempre está abarrotado. El motivo: sus fantásticos juegos mecánicos. Uno de ellos se llama The Swarm y está inspirado en un accidente aéreo. Alrededor de las vías hay un avión partido en dos, un camión de bomberos en llamas, una ambulancia quemada y volcada, y un helicóptero (supuestamente son los servicios de rescate). Ir de espaldas es lo que atrae, ya que la sensación es aún más fuerte al no ver lo que tienes delante. ¡Increíble!

swarm-billboard

Por: Caro Reyes Martínez