Galería flotante en el crucero Europa 2

Ochocientas noventa piezas. Esa es la cantidad de obras de arte individuales a bordo del Europa 2, el barco de lujo con apenas tres años de edad, que pertenece a la compañía alemana Hapag-Lloyd Cruises. La colección incluye una asombrosa cantidad de pinturas, estampas y esculturas de artistas antiguos y nuevos. Pero a pesar de la  gran exhibición, esto no es necesariamente un crucero con temas de arte, ni necesitas un pedigrí de vanguardia para disfrutar de este barco. Imagínate esto: mientras navegas por la Riviera Maya o a través de las aguas tropicales del sudeste asiático, lo harás en lo que es esencialmente una galería flotante.

El trabajo de grandes nombres como David Hockney, Damien Hirst y Ólafur Elíasson, además de un catálogo internacional impresionante, lo convierten en la colección marítima más cara y posiblemente única. Las pinturas y las esculturas ocupan cada pulgada del recinto flotante: siete restaurantes, 251 staterooms, incluso un espacio dedicado a la galería que cubre aproximadamente 538 pies cuadrados. Usted puede cenar una deliciosa cola de langosta o filet mignon en el Restaurante Tarragon, inspirado en París, bajo el estilo art déco de Marie Godest; O de puntillas por un pasillo, pasando por las figuras conceptuales de Ottmar Hörl, que consiste en cuatro hombres azules idénticos, girados en diferentes direcciones, llevando binoculares a los ojos y mirando al mar. Si tienes suerte, incluso puedes dormir bajo la colorida colección de mariposas de Hirst, The Souls.
Pero ¿por qué invertir tanto a bordo?... "El arte para nosotros es el entretenimiento", dice Julian Pfitzner, el director de la dirección de producto del barco.

Les tomó casi dos años seleccionar y montar la colección, con un equipo de diseñadores, arquitectos y curadores que terminaron en mayo de 2013. La colección no incluye ninguna ficha de título, como un intento de mezclarse con la propia nave, "es arte más allá de la decoración", dice Pfitzner. De los cerca de 900 trabajos, algunos son originales elaborados especialmente para una ubicación a bordo, otros son litografías de número limitado. Sin etiquetas que acompañan al trabajo, Hapag-Lloyd espera que los invitados encuentren piezas honestas, sin ideas preconcebidas sobre el artista.
"Es justo decir que todo a bordo está constantemente en oferta", dice Pfitzner. "Pero es más una exposición de arte de vela", dice, en lugar de una subasta o estratagema de marketing. El Europa 2 tiene un dedicado galerista, y dependiendo de que crucero que elija, puede disfrutar de paseos de arte y tours. (A veces, dice Pfitzner, los artistas mismos navegan, "para hablar con los invitados.") ¿Ve algo que realmente te gusta? Si se venden piezas, se reemplazarán y la colección permanente estará sujeta a actualizaciones cada tres años. ¿Y si, por ejemplo, dañas una pieza? Hay seguro, así que tranquilo.