Emperadores y monjes: 4 Hoteles históricos en China

Por Alexis Beard. 

www.alexisbeard.com IG: @suitepresphotography.

China es un país de vividos contrastes, donde el pasado y el futuro coexisten de manera fascinante, creando una cultura única. Las tradiciones milenarias sobreviven entre rascacielos y modernidad. China es una de las culturas más antiguas del mundo, y este rico patrimonio ha dado lugar a increíbles proyectos de restauración que buscan preservar esta herencia. Por lo tanto, no es de extrañar que en China nos encontramos con algunos de los hoteles históricos más fascinantes, los cuales rinden homenaje a esta única nación.

Aman Summer Palace

El misterioso Aman Summer Palace en Beijing es historia a lo grande.

El Palacio de Verano de los emperadores chinos, a las afueras de Beijing, era, y todavía es, un lugar de belleza y hedonismo. Creado para satisfacer todos los caprichos de la realeza, el palacio, con sus bosques, lago, templos, pabellones y terrazas, es un lugar de ensueño, un verdadero edén hecho realidad. En las majestuosas y enormes mansiones donde en el pasado se hospedaban las visitas de la Emperadora Cixi, en una estructura que es parte misma del Palacio de Verano, se ha creado un concepto único: Aman Summer Palace. Aquí, nosotros nos volvemos huéspedes de la familia real, importantes visitantes quienes pueden deleitarse en todos los placeres de palacio.

Los huéspedes en Aman Summer Palace gozamos de acceso directo al Palacio de Verano. Utilizando una antigua y gigantesca llave, los mayordomos del hotel nos dirigen a una puerta secreta – un acceso privado este bello monumento histórico, el cual podemos disfrutar a cualquier hora, evitando esos gentíos característicos de los sitios turísticos chinos.

Al caminar entre los pabellones y estanques del Aman Summer Palace, embarcamos en un viaje al pasado, al apogeo de la última dinastía de China, volviéndonos partícipes de la historia misma, y perdiéndonos en la fiel reconstrucción de la China imperial.

Jing’s Residence

Ubicada casi a medio camino entre Beijing y Xi’an, la ciudad amurallada de Pingyao, en la provincia de Shanxi en el norte de China, es una de las únicas dos ciudades antiguas en este maravilloso país que se han conservado a la perfección. El casco antiguo de Pingyao suele considerarse la mejor ciudad amurallada de China y figura en muchas listas de las mejores ciudades amuralladas del mundo.

Es aquí, en esta pintoresca ciudad, donde me hospede con una verdadera joya del mundo hotelero: Jing’s Residence. Ubicado entre polvorientas tiendas de curiosidades y los bulliciosos restaurantes de la antigua ciudad amurallada de Pingyao, Jing’s Residence es una antigua mansión restaurada convertida en un bello hotel boutique. Los cuatro patios y pabellones de ladrillo gris circundantes están construidos en el estilo arquitectónico típico del norte de China. Construido hace 260 años por un adinerado comerciante de seda de la dinastía Qing, cada una de las habitaciones y suites han sido meticulosamente renovadas y reflejan el carácter único de la residencia.

Amanfayun

Los maravillosos hoteles Aman son mundos de paz y tranquilidad, donde nos sumergimos en la cultura de destinos imperdibles. Han sido reconocidos a través de los años por sus creaciones únicas y énfasis en la individualidad de cada propiedad, así como considerados en varias ocasiones como los mejores hoteles del mundo.

En Hangzhou, probablemente la ciudad más bella de China, Aman rescató el histórico pueblo de Fayun, preservando y reconstruyendo sus antiguas construcciones, y manteniendo ese aire de misterio de los pueblos a los pies de las montañas de Hangzhou. Amanfayun está rodeado por bosques de bambú y ubicado a unos pasos de siete templos y monasterios antiguos, incluyendo el famoso Lingyin –uno de los templos budistas más grandes y prósperos de China. Creando un ambiente pintoresco, monjes budistas pasean constantemente entre las calles de Fayun en sus rutinas diarias entre los templos de la montaña y la universidad budista ubicada entre plantíos de té.

Peninsula Beijing

A pesar de que el lujoso hotel Peninsula en Beijing no se encuentra en un edificio histórico ni se trata de un proyecto de restauración, tiene el honor de haber sido, en su momento, el primer hotel de lujo en todo China.

El ícono de la alta hotelería en Beijing, el Península Hotel ha sido y siempre será pionero en esta ecléctica ciudad. Lujoso, extravagante y con un estilo inconfundible, este magnífico hotel lleva varios años siendo un punto de referencia imperdible en Beijing.

Exuberante y generoso con su lujo y elegancia, adentrarnos en su alta e imponente escultura significa perderse en la belleza de sus pisos y escaleras de mármol, en sus obras de arte y en sus reconocidos restaurantes.

Entre las edificaciones más icónicas de Beijing: la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo y el Palacio de Verano, se alza una estructura elegante y majestuosa que se ha convertido en símbolo de la hotelería de lujo de la capital de China: The Peninsula Beijing.