Así se ve la zona arqueológica bajo el agua más grande del mundo

Un grupo de exploración subacuática del proyecto Gran Acuífero Maya, encontró la conexión de dos sistemas de cuevas inundadas, lo que los convierte en la cueva inundada más grande del mundo, y en el sitio arqueológico sumergido más importante en Quintana Roo.

El equipo, conformado por espeleólogos y arqueólogos, trabajó durante 10 meses en este sistema de cuevas, donde encontraron que Sac Actun (del Maya "Cueva Blanca") y Dos Ojos -ambos en Quinatana Roo, entre Tulúm y Playa del Carmen-, están conectados, por lo que conforman un sistema de cuevas de 347 kilómetros. 

El equipo comandado por Robert Schmittner y los buzos Marty O’Farrell, Jim Josiak y Sev Regehr, comenzó el proyecto en 2017 y encontraron nuevos túneles y galerías que conectaban ambos sistemas.

"Este es un esfuerzo de más 20 años, de recorrer cientos de kilómetros de cuevas sumergidas en Quintana Roo, de los cuales dediqué 14 años a explorar este monstruoso Sistema Sac Actun; ahora el trabajo de todos es conservarlo” refiere Robert Schmittner, buzo jefe de esta expedición.

"Habíamos estado muy cerca antes, en alguna ocasión nos quedamos a un metro de conectar ambos sistemas", comenta Schmittner. "Era como recorrer las venas de un cuerpo, un laberinto de caminos que se unían y se separaban y teníamos que ser muy cuidadosos", agrega el buzo sobre los pasajes de agua, que en algunos casos solo tenían un metro de profundidad y en las partes más hondas alcanzan los 120 metros bajo tierra.

Te puede interesar: Temptation, un hotel para hacer topless en Riviera Maya

Además, es el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo, ya que conserva más de 100 piezas arqueológicas entre restos humanos, vasijas, fauna extinta como perezosos gigantes, elefantes, tigres dientes de sable e incluso objetos que datan de la época colonial.

"Es un túnel del tiempo, que nos trasporta en algunos casos a entre 12.000 y 10.000 años atrás", señala De Anda.

Esto lo convierte en un referente para estudiar a los primeros pobladores, la cultura maya e incluso la llegada de los españoles a este territorio.

Te puede interesar: 6 días de ensueño en Tulum y Holbox

El difícil acceso a los cenotes ha ayudado a que los materiales arqueológicos se conserven en buenas condiciones para su estudio, sin alteraciones ni desgaste por la mano del hombre.

Esta inmensa cueva representa el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo, ya que cuenta con más de un centenar de contextos arqueológicos, entre los que se encuentran evidencia de los primeros pobladores de América, así como de fauna extinta y por supuesto, de la cultura maya. Asegura Guillermo de Anda, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia y director del Gran Acuífero Maya.

"Es una región muy poderosa, mágica, donde reina lo sobrenatural, donde habitaban los dioses y las deidades, donde convive lo bueno y lo malo, y era también de donde surgían los hombres", señala el investigador.

Te puede interesar: Akumal, santuario de naturaleza

Los sistemas de cuevas sumergidas y los cenotes conforman una parte fundamental de la cosmogonía maya, ya que para ellos representaba el inframundo.

Para los mayas, los cenotes eran el principal escenario del mito de la creación, por lo que constantemente se arrojaban ofrendas a estas aguas.

Ahora el equipo analizará el agua subterránea, la recuperación de los objetos y restos encontrados y la adopción de medidas para la conservación de este sitio.

Los investigadores continúan la titánica labor de encontrar las conexiones de Sac Actún con otros dos grandes sistemas subterráneos.

Se calcula que tan solo en el norte de Quintana Roo, en la península de Yucatán, hay 1.400 kilómetros subterráneos de agua dulce, repartidos en 358 sistemas, de acuerdo con la encuesta espeleológica del estado.

*Con información de Excelsior, El País y Gran Acuífero Maya.