Una peregrinación al antiguo monasterio dedicado al pene

En lo profundo de los Himalayas encontrarás Bhután, un antiguo reino con un monasterio budista muy peculiar que te hará sonrojar. Se llama Chimi Lhakhang, y es un templo dedicado a la fertilidad y al "falo sagrado".

Un letrero de "bienvenida" con un pene tallado en madera invita a los visitantes de todo el mundo a explorar el monasterio y el pequeño pueblo que está alrededor, dedicado por completo al culto del órgano sexual masculino.

Los extranjeros comenzaron a descubrir Bhután cuando el país abrió sus fronteras al turismo en la década de 1970, pero el templo fue construido en 1499 por Ngawang Choegyel, el decimocuarto jerarca de Drukpa. Las paredes del pueblo que rodea al templo también están cubiertas de arte en adoración al pene.

Te puede interesar: Una mirada a Cap d'Agde, la ciudad donde puedes andar desnudo

Pero ¿Por qué construyeron ahí un monasterio de este tipo en un pueblo tan tranquilo rodeado de arrozales? La leyenda dice que un perro "demoníaco" se negó a permitir que los aldeanos cruzaran el paso de Dochula; entonces el yogui del siglo XV, Drupka Kunley, atrapó al demonio tras tocar la cabeza de su pene afuera de un templo que permanece hasta el día de hoy.

Los lugareños llamaron a Kunley "el Divino Loco" debido a sus métodos sexuales de iluminación y hasta el día de hoy es prácticamente la Oveja Negra del Budismo. Es uno de los únicos maestros budistas que constantemente aparece en topless en pinturas, y también se ganó el apodo de "El santo de 5,000 mujeres".

También se le atribuye haber proclamado su propio pene como "Rayo de sabiduría en llamas", mismo que se dice utilizó para combatir el mal. Además, esta deidad era conocida por tener un sentido del humor escandaloso, y sus seguidores vieron su "templo del pene" como un gesto rebelde contra la "rigidez" de otros monasterios.

Te puede interesar: Procesiones fetichistas y carnavales sensuales en tres ciudades

Como símbolos de fertilidad y vida, la presencia de penes dibujados en los techos, las paredes y en todo lugar de este pueblo, evitaría la negatividad. El método particular de curación de Kunley fue también tocar el pene a los visitantes.

Hoy, los lugareños continúan tallando falos de madera y otros materiales como símbolo de buena suerte; el culto y la creciente cantidad de viajeros que visitan este pueblo cada vez va en aumento.

Te puede interesar: 14 zonas rojas para viajeros horny

La región está orgullosa de su historia, y al entrar en un letrero explica a los forasteros que los penes "simbolizan la incomodidad que la sociedad expresa al enfrentar la verdad".

Otro monasterio en la zona, Tango Goemba, es incluso el guardián de una thangka (un pintura religiosa) que se rumora fue orinada por Kunley.

Hasta 1999, la televisión y el Internet eran ilegales en este reino, por lo que Bhután fue durante mucho tiempo un secreto para el resto del mundo.

Esta nación tiene muchos paisajes vírgenes, aunque Internet es el lugar ideal para que un monasterio de penes se vuelva viral y el pueblo no ha sido el mismo desde entonces.

Para entrar a este país necesitas una visa de turista a Bhután, misma que puede costar hasta $250 por día. Curiosos y parejas que esperan concebir, todavía peregrinan a este famoso monasterio de la fertilidad, y a menudo la bendición de un Monje incluirá una predicción del nombre hipotético del bebé y el género.

También hay algunos restaurantes en el pueblo donde se puede probar la comida local, por lo que puedes hacer un viaje de un día completo de expedición.

*Con datos y fotos de Messy Nessy Chic.