Ex convento Culhuacán: La historia de los 12 pueblos

Al oriente de la Ciudad de México, se ubica un antiguo centro ceremonial resguarda información y piezas prehispánicas; es El Ex Convento de San Juan Evangelista una construcción que data del siglo XVI y que se conserva en la delegación Iztapalapa.

También conocido como el Ex Convento de Culhuacán, este centro comunitario y museo tiene una importancia histórica, empezando por su nombre Culhuacán; habría que saber que éste fue un pueblo que conformaba los 12 pueblos de la delegación de Iztapalapa, en la Ciudad de México, ubicado al poniente donde actualmente se encuentra el Cerro de la Estrella, que bautizado el pasado como Colhuacan, se convertiría en una de las primeras poblaciones que se fundaron en el Valle de Anáhuac.

Y esta historia se resguarda en el museo Ex Convento de Culhuacán; su construcción data del virreinato y se erigió como un conjunto arquitectónico compuesto por el Seminario de Lenguas de San Juan Evangelista, un molino de papel construido en el siglo XVI y el Convento. Su arquitectura refiere a la construcción que caracterizaban a los conventos del siglo XVI y XVII; tiene un claustro de dos plantas donde se usó piedra basáltica volcánica, de estilo renacentista y en cuyo interior prevalecen excelentes frescos de estilo barroco plateresco que reflejan la maestría de los antiguos tlacuilos o pintores culhuacanos.

Culhuacán fue un centro de evangelización importante para la época de la Conquista. Aquí vinieron tanto misioneros franciscanos como agustinos. El convento que aquí se erigió fue construido en 1560; los misioneros integraron varias actividades como el estudio de las lenguas indígenas, entre las que destacan el náhuatl y el otomí. El convento tuvo mucha fortaleza durante más de un siglo; sin embargo, después de trasladó a Puebla.

En la época actual, el sitio tuvo mejoras en la década de 1980. Se realizó un proyecto de rescate del Centro Histórico de Culhuacán y una ampliación del espacio para integrar a un antiguo embarcadero prehispánico. En 1984 se abrió como centro comunitario. Y en el año 1993, el sitio abre sus puertas como museo.

EL MUSEO

El museo es sustancioso en cuanto al acervo histórico de Culhuacán. Se compone de seis salas; eran en el pasado los aposentos de los frailes que eran doce celdas, pero solo cinco se han usado como exhibición.

Se observan varios objetos de cerámica prehispánica, cuyos estudios etnográficos y arqueológicos han determinado que pertenecieron a pueblos que vivieron en este lugar entre los años 600 y 800 d. C.; por lo que se identifica un asentamiento bajo el mando del señorío autónomo Culhua (700 d. C.).

Efectivamente, la mayoría de los objetos que se exhiben han sido hallazgos descubiertos en en el mismo barrio. Una de las piezas más importantes en el museo es la Diosa Chicomecóatl, que se ubica en la sala colonial, también llamada la Diosa de las Siete Serpientes, se encontró en la década de 1980 en los antiguos lavaderos del pueblo.

Estos pobladores eran artesanos que pulían y tallaban la piedra con maestría; por lo que realizaban artículos domésticos y sellos. Sin embargo, durante la época pre colombina la actividad religiosa era esencial; por tanto, se aprecian piezas moldeadas en barro cuya descripción supone una adoración al Dios del Agua, Tláloc.

El paso histórico dio lugar a la llegada de los españoles, que permanecieron en estas tierras durante 300 años. Por tanto, el museo también alberga una muestra de pinturas religiosas en lo que era la capilla doméstica de los frailes; así como libros de registros de bautizos; información sobre la construcción del primer molino de papel de América, construido en 1580 usado para elaborar el material de catecismo.

ACTIVIDADES CULTURALES

Aquí se llevan a cabo eventos gastronómicos, talleres de arte y clases de lenguas indígena,  pues desde febrero de 1984 funciona como un centro comunitario. Aquí se puede admirar desde un clásicos danzón; a tener la oportunidad de disfrutar recitales de ópera y orquesta. Aquí se ha presentado la orquesta y el coro del Conservatorio Nacional de Música; es la sede de la Feria del Tamal y la Feria del Cacao que se abre al público cada año.

BARRIO MÁGICO

La delegación de Iztapalapa fue declarada como Barrio Mágico el 7 de junio de 2012. En el mismo barrio de San Antonio Culhuacán, a lado del ex convento se ubica la parroquia San Juan Evangelista (data del siglo XIX); también forma parte del conjunto arquitectónico, junto con el estanque que da vida a las áreas verdes.

Esta parroquia se viste de gala cuando se conmemora la fiesta de la Santísima Trinidad, cuando se le glorifica al Señor del Calvario. Se comenta que este santo fue hallado en una cueva localizada a un costado de la iglesia.

CULHUACÁN, UN CENTRO CEREMONIAL

Durante el dominio de México-Tenochtitlan, Culhuacán fue un importante centro ceremonial. Sus pobladores adoraban a la Diosa Chicomecóatl; era un lugar de culto, donde se realizaba ofrendas a sus dioses, ya sea para obtener una excelente cosecha; o bien, para agradecer la nueva llegada de un nuevo varón.

LEYENDAS ANTIGUAS

Culhuacán se menciona como un lugar importante en la fundación de Tenochtitlan. En este lugar se reunieron las tribus de Azcapotzalco, Coyohuacan, Tacuba, los xochimilcas, los chalcas, los cuitlahuacas y también los de Culhuacán. Fue precisamente en este lugar donde los reunió Huitzilopochtli quien daría la señal para encontrar la tierra prometida, aquella donde encontrarían un águila posada sobre un nopal devorando a una serpiente.

EN LA RED

exconventodeculhuacan.inah.gob.mx