¿Por qué llueven estrellas?: Consejos para apreciar el cielo

Autor: 
Por: The Welcomers.

* Foto Rafael Pons/ Photopills.

Uno de los espectáculos más impresionantes del año son las vistosas lluvias de estrellas. ⭐🌟⭐🌟⭐🌟

¿Quién no ha visto una estrella fugaz? ¿Tú no? No te preocupes. Muchos jamás las han visto. Pero los que hemos tenido la oportunidad de hacerlo, hemos quedado prendidos y enamorados del cielo. 

Las hay pequeñas y veloces; tanto, que apenas distinguimos si en verdad la vimos o fue nuestra imaginación. Hay otras medianas pero igual de rápidas, al punto en que desaparecen cuando volteas a compartirlo con alguien. 

Las más lindas son aquellas que pueden verse cuando estás acompañado. Esas que nos liberan todo tipo de expresiones de asombro y que dejan a su paso una estela de luz que va desapareciendo poco a poco: las que permanecen en nuestra mente y corazón. 

Pero, ¿qué son las estrellas fugaces?

Para comenzar tendremos que desilusionarte un poco, porque las estrellas no se mueven. Las estrellas son soles. Nuestro Sol es una estrella y no se mueve, somos nosotros quienes nos movemos; La Tierra, la que gira a su alrededor. 

Pero para efectos prácticos en nuestro día a día, vemos el Sol salir por el Este y conforme transcurren las horas ya al medio día está sobre nuestra cabeza (El Cenit) y nos da la impresión de esconderse en el atardecer por el Poniente. 

Al igual por las noches, si observas una estrella verás que conforme pasan las horas, también esa estrella girará y cambiará su posición en el mismo sentido que lo hizo el Sol en el día. Las estrellas forman constelaciones, y en el transcurso del año podemos observar que las constelaciones van cambiando cada mes su hora de salida. 

Un ejemplo puede ser la constelación de Orión que es fácilmente identificable en el mes de diciembre, pero a mitad de año no la podemos ver, porque están en turno otras constelaciones.

Las lluvias de estrellas se identifican, por el nombre de la constelación por donde aparecen, así las Leónidas corresponden a la constelación de Leo, las Acuaridas de Acuario, las Perseidas de Perseo, Oriónidas de Orión. 

Las estrellas fugaces o lluvias de estrellas son residuos de cometas, asteroides o meteoros. Son gases y materiales  que los cometas  van dejando a su paso en el espacio y se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre. La órbita terrestre cruza algunas zonas de cometas de periodo corto, produciendo lluvias de meteoros anuales.

Se estima que la siguiente ocasión en que la lluvia de estrellas sea así de intensa será en los próximos 96 años.

Consejos 

  1. No necesitas binoculares ni telescopio para ver una lluvia de estrellas. Lo mejor es que te recuestes sobre un camastro o un sleeping, alejado de todo tipo de contaminación lumínica, bien abrigado y cómodos.
  2. Si vas a charlar con alguien, hazlo sin voltear a verlo porque las estrellas son juguetonas y tímidas, y se aparecen justo cuando giraste la cabeza.

3. Apóyate de algún mapa del cielo o busca una aplicación en tu celular para ubicar la constelación según la época del año y el horario de tu observación. En este mes de agosto, entre el 12 y 13 ocurrirá en la Constelación de Perseo. Pero con suerte y paciencia, podrás encontrar algunas otras en cualquier parte del cielo. ¡No olvides pedir tu deseo!